Alberto Bonifacio Martínez


Jorge Pizarro Costa Paz
se le acercó
gritando
maltratándolo
Jorge y sus hectáres
sus mil hectáreas
trabajadas por las manos
duras y rústicas y moradas
de los peones
que ven en el Sol
un hermano y
en la Tierra
una madre.

Jorge Pizarro Costa Paz
gritó
          le gritó
le dijo que se apure
que sirva para algo.


Alberto Bonifacio Martínez
pensó que no
    que no
y se acordó de su familia
y de algo parecido al honor
y sacó la escopeta
     la doble
y lo mató.

A mí no me grita nadie,
patroncito.