La Antígona de Jean Anouilh


No quiero comprender. Eso está bien para usted. Yo estoy aquí para otra cosa que para comprender. Estoy aquí para decir que no y para morir.
¡Todos ustedes me dan asco con su felicidad! Con su vida que hay que amar cueste lo que cueste. Como perros que lamen todo lo que encuentran.