CARLOS BUSQUED: BAJO ESTE SOL TREMENDO


Bajo este sol tremendo es una novela, creo, sensacional. No pasa nada ahí —nada físico—, pero dos horas después de haberla leído se empieza a pensar en la posibilidad de no haber estado a la altura y empieza a gustar. Al menos eso me pasó a mí. Es esa sensación de amor tardío que se experimenta con Rosetta de los hermanos Dardenne, por ejemplo. Bajo este sol tremendo es una especie de mezcla de los hermanos Coen (Fargo tiene una estructura muy parecida: no pasa nada y pasa todo) y El extranjero (sobre todo en lo que respecta a la inercia —aunque en Camus esto se llama absurdo— de vivir/existir). 
No estoy diciendo que toma lo mejor de cada influencia y es una obra maestra —no me animo a tanto—, sólo estoy nombrando algunas puntas para graficar un poco de qué va la novela, que es de lo mejor que se escribió en los últimos años en el país.


ETIQUETAS

Automatismo. 
Hermanos Coen: Fargo
Camus: El extranjero.
Bukowski: estructura narrativa. 
Tarantino: algo que remonta a cierta atmósfera maldita hollywoodense. 
Comida chatarra como entretenimiento. 
Televisión como algo vital. 
Abulia en todos los sentidos. 
Marihuana como motor. 
Basura: analogía del cuerpo.